En Hispanoamérica hay una gran diversidad de dialectos en los que se usa un vocabulario diferente, lo cual nos permite, aunado al acento, advertir de dónde proviene una persona. Esta gran variedad constituye una de las riquezas más grandes de nuestro continente, pues esas pequeñas diferencias nos hacen sentirnos arraigados a nuestra cultura, a nuestro país y a nuestro continente.
 
Una de las diferencias principales que podemos atisbar cuando hablamos con gente de diversos países de nuestra región es el uso de los pronombres. Así en el español americano se usa tanto vos como tu; asimismo usted. Los dos primeros son los que ayudan a cuestionarnos su origen debido a que ambos son equivalentes. Mas ¿por qué se usan pronombres distintos?
 
Debemos tener en claro que el voseo se utiliza de manera prominente en Argentina. Hay otros países que también lo usan; no obstante, no lo realiza toda la población. De este modo, lugares como Chile, Colombia, Uruguay, México, etc., comparten el hecho de que en algunas zonas se utiliza el vos en lugar del , aunque es varios de estos países esas zonas son muy reducidas.
 
El porqué se emplea el vos en ciertas zonas se ha tratado de explicar por la sociolingüística y la historia: gran cantidad de las personas enviadas de España a América eran delincuentes o personas de clase media baja que trataban de buscar nuevos horizontes en este continente.
 
En España, la utilización del vos para la segunda persona singular estaba en descenso, y se le atribuía el uso a personas de un rango jerárquico-económico bajo. Estas personas enviadas que no tenían un título nobiliario eran conducidos a las zonas más alejadas y a ciudades pequeñas; los virreinatos principales eran apartados para las personas con un nivel socioeconómico alto y que regularmente pertenecían a la realeza.
 
Aunque en ocasiones las palabras nos permitan ver las relaciones de poder, el nivel socioeconómico y el origen de las personas, no quiere decir que usar estas palabras sea “inadecuado”. El vos surgió a través de una confusión: originalmente en latín se utilizaba como el equivalente a nuestro actual ustedes (en América) y vosotros (En España), pero con el tiempo se transformó en equivalente de .
 
Es claro que muchos gramáticos como Antonio de Nebrija eran adversarios del voseo por no ser la forma culta del pronombre; sin embargo, vemos ahora la extensión tan grande que ha tenido en toda América Latina y que lo ha posicionado en países como Argentina como el uso habitual de toda población.
 
Por Michelle Chiw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más populares

Los más recientes

Te puede interesar

Bitnami