A todos nos ha hecho sufrir la ortografía ya sea en la escuela o en la vida cotidiana. El internet ha sido una gran herramienta que nos ha permitido buscar lo que no sabemos escribir y así no errar al enviarle un mensaje a nuestro profesor, jefe o amigo. Un problema que debemos destacar desde el comienzo respecto a la ortografía es que los latinoamericanos tenemos desventaja en cuanto a escribir se refiere, pero ¿por qué?
 
En Latinoamérica y en algunas partes del sur de España existe algo llamado seseo. Éste señala la falta de distinción oral entre los sonidos correspondientes a las letras “c”, “z” y “s”. Al no existir una distinción, la problemática se hace mucho más grande, pues cómo podemos saber cuándo escribir una u otra letra. Por otro lado, en la mayor parte del territorio español se hace una distinción entre el sonido /θ/ que es el que corresponde a “z” y “c” y /s/ que corresponde a la “s”.
 
Las diferencias peninsulares entre estas letras se basan en cómo se pronuncia cada una, pero la realidad lingüística del territorio hispanohablante en América se opone a esa pequeña ayuda que te da el escuchar sonidos diferentes. Si diéramos voz a nuestras variantes lingüísticas, éstas nos dirían: no hay diferencia entre dichas letras, salvo por su escritura.
 
El seseo es una manera de exponer nuestro dialecto latinoamericano, lo cual a su vez, refleja la herencia andaluza de tradición árabe que pervive en cada elemento lingüístico con el que nos enfrentamos a diario. Muchas de las discrepancias que nos distinguen de la norma del español peninsular (seseo, yeísmo, elisión de letras, voseo) provienen de la región mencionada.
 
A pesar de que, como ya mencionamos, para nosotros no hay una forma de discernimiento muy diáfana, podemos aprender con ciertas reglas. ¡Nosotros te damos una pequeña solución! La regla para escribir “s” o “z” es que después de alguna de éstas haya una “a”, una “o” o una “u”, por ejemplo causal y cazo. Se coloca “c” sólo cuando está después “i” o “e”: cocina, parecer. Mas no todo es perfección, puesto que hay  algunas palabras que rompen esas reglas como sería zigzag y zigoto, esta última se puede escribir también con “c”.
 
No todo es abrumarse por las dificultades, ya que todas esas soluciones que creamos para aprender ortografía hablan de nuestra capacidad innata para buscar las maneras más simples e idóneas para comunicarnos. Sí, estamos en una pequeña desventaja, pero eso no quiere decir que no podamos dominar la ortografía de la lengua española.  
 
Por Michelle Chiw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más populares

Los más recientes

Te puede interesar

Bitnami